-
-

viernes, 12 de agosto de 2011

Pilates y osteoporosis

La osteoporosis es un problema que según estadísticas recientes puede ser sufrida por más de un cincuenta por ciento de las personas de más de 50 años.

Por ello, un estilo de vida sedentario, alimentación deficiente en calcio o poco equilibrada son factores que aumentan el riesgo a sufrirla y padecer fracturas frecuentes por el debilitamiento de los huesos.

Sin embargo, no cualquier tipo de actividad física ayuda a prevenir esta dolencia, siendo Pilates uno de los métodos más recomendado por los especialistas tanto para la prevención de la osteoporosis como el tratamiento físico para aquellas personas que la padecen.

Para quienes se deciden a practicar Pilates ya sea porque sufren de osteoporosis o desean prevenir en lo posible su aparición será necesario que se aseguren de hacerlo en un centro que tenga instructores calificados o especialistas en la materia, teniendo presente que un mal movimiento o ejercicios hechos de forma incorrecta pueden ocasionar problemas graves en el sistema óseo que ya se encuentra comprometido o debilitado.

Asimismo, se debe tener en cuenta que existen algunos ejercicios como las flexiones laterales, rotaciones de espina dorsal y flexiones de columna, que no deben ser realizadas por personas que sufren de esta dolencia.

Al diagnosticarse el padecimiento de osteoporosis algunas dudas pueden surgir con respecto a los ejercicios que pueden hacerse como también que tipo de limitaciones en cuando a movimientos o tareas de la vida cotidiana se verán comprometidos.

Por un lado quienes practican Pilates tienen en claro que tanto las flexiones como las rotaciones de columna son sólo una parte de las rutinas de Pilates. El trabajo de los abdominales hecho con el método Pilates busca fortalecer los músculos transversales del abdomen conjuntamente con los oblicuos externos e internos, o sea que el abdomen trabaja de forma independiente de la flexión que realiza la espina.

Asimismo, cuando la espina se flexiona se está trabajando también la zona recta del abdomen, pudiéndose trabajar además el músculo recto en posiciones neutras que no producen daño ni lesión alguna.

Asimismo, las máquinas que existen para realizar los ejercicios del Método Pilates y que han sido diseñadas especialmente, ofrecen múltiples posibilidades de trabajar todo el cuerpo sin tener que flexionar la espina, algo que también lo hace indicado para personas que desean entrenar sin riesgos.